Enter

La magia de Mágina


Titulo copia

La fotografía constituye un lenguaje visual que nos relata la magia de un instante, deteniendo y preservando el tiempo. Esa magia se vuelve onírica cuando hay que captar en imágenes “La magia de Mágina”.

Tras una reflexión previa y seducida por la estética del abandono, redescubro la riqueza de Mágina en infinidad de cortijos, la mayoría pasto de los estragos del tiempo pero algunos de ellos rescatados de la fuerza destructora del abandono y la desidia.

Estas estancias no contienen joyas ni fueron tallados con materiales nobles; nunca recibieron visitas solemnes, ni atesoran la antigüedad de regios edificios que rompen el perfil de la sierra, pero simbolizaron un modo de vida, un ejemplo de lucha del hombre de campo. Hombres y mujeres que miraban al cielo, que maldecían al sol y al viento “solano” que marchitaba el fruto de la tierra y traía miseria. Hombres de ojos morenos, tez curtida y mirada azulada, reflejo de los cielos a los que suplicaban en un rezo permanente.

Sin duda, Cerdá y Rico inmortalizó en imágenes esos rostros, ese tiempo y esa vida que hoy se nos presentan como el rastro ruinoso de una época cargada de recuerdos portadores de melancolía. De ahí venimos y de aquello somos.

Quisiera mostrar mi gratitud a la Asociación Cerdá y Rico y a las personas que me ayudaron a encontrar esos rincones abandonados y esos otros rincones condenados al abandono que fueron salvados, en un ejercicio de creatividad y sensibilidad, para el disfrute de la memoria y la preservación de nuestro patrimonio cultural.

Este relato fotográfico está dedicado a Rafael, Ana, José Manuel, Luis Miguel, Julio, Pedro… y a las almas que llenaron de vida esos espacios.